Saltar al contenido

Cómo REDUCIR tu Deuda, para salir de ella

Cuando te encuentras atrapado por las deudas te sientes como si te faltara el aire, sin libertad, con mucho estrés… pero no es una cadena perpetua. Las deudas son un factor limitante que pueden impedirte que alcances tus metas financieras. Por eso tu prioridad debe ser empezar a trabajar en ella desde ¡YA!

salir deudas financieras

① Reflexiona sobre por qué te endeudaste

Todo camino empieza por un primer paso, y en el de las deudas empieza por reflexionar sobre cómo llegaste a tu situación actual. Si no detectas que hábitos, circunstancias o hechos te contribuyeron a que te encuentres en este estado, ¿cómo vas a poder corregirlo?

Aunque te pueda resultar doloroso, piensa que es como cuando vas al médico con una herida. Lo primero que te pregunta es como te la hiciste.

Esto tiene mucho sentido, dado que si no evalúa qué factores intervinieron en esa herida, puede que se le pase por alto algún componente, que haga que la herida vaya a más y se infecte o provoque daños irreversibles.

No tengas prisa en esta meditación, anota en una hoja en blanco todo aquello que vaya surgiendo de tu mente. Extrae los factores culpables de ello, piensa que se pudiera haber hecho de forma diferente, y que puedes hacer para que no vuelva a ocurrir.

Recuerda que no se trata de sentirse culpable, pues puede ser que vengan derivados de terceros o situaciones especiales. Endeudarse es muy fácil, y más hoy en día con todos los productos ganchos que existen en el mercado.

En muchos casos no hemos contado con la educación financiera o de finanzas personales suficiente. Sea como fuese hay que tomar medias para evitar que vuelva a ocurrir, y siempre podemos recurrir a estas deudas como una experiencia de vida a compartir con nuestra familia

② No malgastes más tu dinero

Tus hábitos de gasto serán siempre por un buen motivo, o así lo sentiremos en la mayoría de las ocasiones. Pero si éstos no son saludables, pueden estar llevándote a un endeudamiento excesivo e hipotecando tu futuro financiero.

No continúes hacia la ruina financiera, deja de malgastar, y céntrate en crear un presupuesto, y regalarte un colchón económico de tranquilidad, que te proteja en caso de futuras necesidades financieras.

Este presupuesto, te dotará de un análisis de tus actuales hábitos de consumo, y podrás establecer una exacta estimación, de en que categorías se te están escapando tus recursos económicos

Con esta base de conocimiento, ya estas en condiciones para redirigir el destino de tu dinero, y llevarlo hacia el destino que más necesitas para conseguir tus metas financieras.

③ Sé consciente de que deuda tienes

Para poder avanzar y dejar la deuda atrás, debes de saber cuánto debes caminar. Sin ser consciente del trabajo que tienes por delante, es imposible organizarse y planificarse para solucionar la situación en la que te encuentras.

Es por ello que en esta situación, lo más importante que debes tener en cuenta es contar con una lista con todas las deudas que posees, con su importe, interés y cuota de pago. Sólo de esta manera serás consciente y podrás evaluar el esfuerzo que tienes por delante.

④ Decide cuánto estás dispuesto a pagar

Si no empiezas a pagar tu deuda con rapidez, salir de ella puede ser un proceso que te lleve años, ¡incluso décadas! ¿Estás dispuesto a tomar acción y cambiar este estilo de vida desde YA?

Si lo estás, debes empezar a comprometerte con esta meta financiera, y reflejarlo claramente, en tu presupuesto personal. ¿Por qué en un presupuesto personal? Porque es la herramienta financiera ideal, para plasmar tus objetivos económicos.

En un presupuesto vas a poder calcular fácilmente, cuánto puedes destinar a tu deuda cada mes. En él se incluyen todos los gastos e ingresos que posees, pudiendo tener así un fiel reflejo de cuales son tus flujos financieros.

Con esta imagen, podrás reconducirlos y derivarlos a aquellas partidas o categorías que te harán conseguir una vida más sencilla, libre e independiente.

⑤ Crea tu plan de pagos

Una vez ya tengas claro cuál es la cantidad que puedes destinar a pagar tu deuda, crea un plan de pagos. En el tienes que establecer prioridades, tiempos y ejecutar acciones que más te acerquen al pago rápido de tu deuda, y no tiene porque ser complicado.

¿Qué deuda pago primero?

Hay varías formas de elegir que deuda pagar primero. Las más habituales suelen ser pagar la deuda de mayor interés y la otra pagar las más pequeñas para destinar ese dinero luego a las más grandes.

Francamente, elige la que más te motive y haga estar más comprometido con el pago de las mismas. De poco te va a servir utilizar uno u otra, si al segundo mes de estar pagándola, abandonas tu compromiso de ir pagándolas.

Simplemente elige una forma y atácalas con decisión. Lo importante es no perder la motivación.

¿Cuánto debes pagar?

Cómo base debes pagar la cuota mínima de cada una de tus deudas. Si una vez hecho esto cuentas con más recursos económicos, utilízalos en la primera deuda de tu lista de prioridades.

¿Cuánto tiempo tardarás?

Muchas deudas permiten personalizar un plan de pago, con unos pagos mínimos mensuales. Otras tienen unas fechas límite para su pago. Estúdialos y personaliza los pagos para adecuarlos un periodo que sea realista de pagar.

Ten presente que el tiempo que tardarás en pagar la deuda que tienes acumulada, puede fluctuar dependiendo de si aumenta o disminuyes la cantidad total que estas destinado a ella, o si creas deuda adicional. Así que ¡no quites tu foco de estos parámetros!

⑥ Empieza a realizar los pagos de tu deuda

Si ya tienes los pasos anteriores claros, solo te queda ponerte ¡manos a la masa! Empieza a realizar tus pagos religiosamente cada periodo que hayas marcado, y no dejes de cumplir con el compromiso económico adquirido.

Para ver que no te desvías de él, haz un seguimiento de tu progreso en los pagos, piensa que puede ser que dure un periodo largo y venirse abajo es fácil. Por eso marca hitos en el pago, y celébralos, para sentirte motivado y enganchado a tu meta.

⑦ La clave: No crear más deuda

Si has interiorizado los anteriores consejos, tendrás claro que el secreto una vez estás en el camino de salir de deuda, es no generar más deuda.

Piensa que cada vez que crear más deudas usando tus tarjetas, o creando nueva financiación, lo único que hará es retrasarte en conseguir tus hitos y metas, lo que implicará más tiempo con esa asfixiante sensación de agobio, que genera la deuda.

Cada vez que te veas tentado de volver a caer en la tentación de incrementarla de nuevo, piensa en esa sensación, y luego imagínate la libertad y bienestar de haber conseguido tus objetivos. ¿A caso no vale la pena?

¿Cómo reducir deuda y salir de ella?

① Reflexiona sobre por qué te endeudaste
② No malgastes más tu dinero
③ Sé consciente de que deuda tienes
④ Decide cuánto estás dispuesto a pagar
⑤ Crea tu plan de pagos
⑥ Empieza a realizar los pagos de tu deuda
⑦ La clave: No crear más deuda

Configuración