Saltar al contenido

Cómo hacer un Presupuesto Personal o Familiar, IDEAL para ti

Crear tu presupuesto en 2021, puede convertirse en un arduo trabajo sino tienes claros varios pasos. Para que tengas éxito en la definición de tu presupuesto, ten presente siempre estos conceptos. ¡No te dejes intimidar!

como hacer presupuesto personal libertad financiera

① Determina tus ingresos

Antes de empezar a caminar, es bueno conocer la ruta, de otro modo acabarás perdido. Lo mismo sucede a la hora de realizar tu presupuesto.

Para empezar debes conocer con qué recursos cuentas, para cubrir tus gastos del mes. ¿Te imaginas un albañil que quiera construir un edificio sin saber si cuenta con suficientes ladrillos?

Ponte manos a la obra, anota tu nómina e ingresos recurrentes que entran en tus arcas mes tras mes. En ocasiones los ingresos pueden ser variables, en este caso calcula lo que ingresaste el año pasado, y prorratéalo mes a mes. Ajústalo mes tras mes conforme vayas obteniendo nuevos datos.

Para tener éxito en la administración y gestión del presupuesto, tienes que tener aprender tomar consciencia de lo que estás generando, mes tras mes.

② Calcula tus gastos fijos

En todos los hogares, incluso el tuyo hay unos gastos de los que es difícil escapar. Son los pagos que recurrentemente todos los meses, debes realizar a terceros o ¡a ti mismo!

Alquileres, deudas, pagos al Estado, entre otros van a ser cosas a tener muy en cuenta cuando confecciones tu presupuesto. No obstante en esta categoría también debe considerarse una partida para ahorros.

La partida de ahorro es una parte vital de nuestro presupuesto. Esta nos permitirá conseguir obtener nuevas fuentes de ingresos, así como darnos un colchón económico de seguridad.

La eliminación o reducción de estos gastos salvo el de ahorro, será uno de los objetivos, si queremos obtener nuestra libertad financiera y tener una excelente salud financiera.

③ Establece tus gastos variables

Una vez claros ya tus gastos fijos y enumerados, deberás conocer cuáles son tus gastos variables. Estos gastos son aquellos cuya cuantía varia periódicamente según el mes o fecha del año.

En esta partida podrás encontrar alimentos, ropa o entretenimiento. El apelativo de variables viene, se puede reducir o incrementar su cuantía, según lo que se necesite cada mes.

Para poder fijarte un presupuesto, puedes utilizar el gasto de los meses anteriores en esta categoría, para prorratearlo y modificarlo en caso de que sea necesario. Una buena táctica es siempre poner algo más de dinero, para cubrir posibles desfases.

En este apartado de gastos variables como fijos, es imprescindible contarte verdad. De nada vale ocultar gastos porque te avergüences, ya que si no eres sincero no podrás hacer un presupuesto realista.

④ Compara tus gastos con tus ingresos

Cuando ya tengas todos los datos de ingresos y gastos recogidos y sumados por separado, es el momento del golpe de realidad. Al restar a tus ingresos los gastos, puedes estar en una de estas situaciones:

  • Presupuesto Cero: Tienes todos tus recursos asignados, cada gota de dinero que adquieres, tiene una función determinada. En esta opción puedes valorar la idoneidad o no de cada una de estas asignaciones, para hacerlas más productivas.
  • Presupuesto Negativo: Tus gastos superan a tus ingresos, debes comenzar a trabajar buscando el equilibrio. Por lo general tendrás que poner la mayor parte de tus fuerzas en tus gastos variables, ya que son los que normalmente suelen romper el equilibrio.
  • Presupuesto Positivo: Tus ingresos son mucho mayores que tus gastos, puedes empezar a destinar este dinero al ahorro y resto de partidas, que tengas previsto utilizar para mejor aún más tu situación actual. Recuerda el dinero es un acelerador.

⑤ Registra tus gastos

Una vez tengas realizado tu presupuesto, deberás realizar un registro o control de los gastos en cada categoría, para poder comprobar si estás cumpliendo con tu estimación.

Puedes utilizar un sobre para ir acumulando todos los tickets de compra del mes, o utilizar una aplicación de gestión de presupuestos y gastos, si deseas hacerlo de una forma más automatizada.

El medio que utilices no importa, de lo que se trata es de tener claro a final de mes cuanto has gastado, y detectar si existe alguna fuga de dinero no controlada, para poder corregirla.

⑥ Ajusta tus necesidades a lo presupuestado

Los imprevistos forman parte de nuestro día a día, y de igual forma lo forman de nuestras finanzas. Durante el transcurso de la ejecución de tu presupuesto, no lo veas como algo inamovible sino como algo flexible.

Si por ejemplo en un momento dado se te avería la lavadora, puedes coger el presupuesto en compra de ropa, para utilizarlo en la reparación. O si ya tienes un ahorro para imprevistos, útilizalo.

Imagínate tu presupuesto, como un camino que te llevará a tu destino deseado. En este camino a veces pueden surgir imprevistos que te desvían de él, y tienes que tomar desvíos o rutas alternativas para volver poder a tomar la senda correcta.

Piensa que estos cambios en tu presupuestos, deben de estar justificados, y que no se trata de ir cambiando de ruta una y otra vez según te interese. Piensa que si estos cambios de dirección no están bien meditados, podrías querer ir a Lisboa, y acabar en Moscú.

Piensa que un presupuesto es como una rama de árbol, tiene cierta flexibilidad, pero si la doblas demasiado se rompe, y eso es lo que hay que evitar hacer con tu presupuesto.

⑦ Mejora continuamente tu presupuesto

Tras poner en marcha tu presupuesto, seguro que has detectado ciertas deficiencias que hay que limar, ¡pues adelante!

Un presupuesto es algo vivo, que se debe de adaptar a tu momento de vida actual, y que debe integrarse en tu vida, para que funcione perfectamente como un reloj.

Revísalo, evalúalo y modifícalo siempre que detectes cualquier cosa que lo haga susceptible de mejora. Este proceso te ayudará a que esta herramienta te acompañe durante mucho tiempo, mejorando tu calidad de vida.

¿Cómo se hace un presupuesto personal?

① Determina tus ingresos
② Calcula tus gastos fijos
③ Establece tus gastos variables
④ Compara tus gastos con tus ingresos
⑤ Registra tus gastos
⑥ Ajusta tus necesidades a lo presupuestado
⑦ Mejora continuamente tu presupuesto

Configuración